domingo, 22 de marzo de 2009

nunca es tarde para aprender algo...

ahora ya sé lo que es un pinkeep! y si lo hubiera sabido antes, con seguridad el acabado de mi máquinita acerico se quedaría mucho mejor!
Me explico: mi acerico es muy bonito, lo he hecho con mucha ilusión... pero... le veo un fallo muy grande en el acabado debajo de la base de la máquina...




si hubiera sabido cómo se hacía un pinkeep ese fallo no se vería... y el remate quedaría mucho mejor...

con sólo hacerle otra base forrada igual y coser entre las dos bases una pasamaneria bonita... todo quedaba rematado perfectamente!!
nunca es tarde para aprender algo y otra vez será, porque eso ya no se me olvida...

2 comentarios:

Maria Jové dijo...

Siempre pasa que acabas un trabajo y ves otras terminaciones de lo mismo y a mi por lo menos me pasa que le saco cien fallos al mio.
La maquinita esta cuca, nunca es tarde para aprender

besssssss

Nuria dijo...

es verdad que una suele ser más exigente y crítica con los trabajos propios, pero eso es bueno pues es una manera de irte superando día a día, verdad?
me encanta navegar por tu blog, aunque no te lo exprese allí...
besotes